Home » Blog » ¿Qué es el despido por absentismo laboral?

¿Qué es el despido por absentismo laboral?

El despido por absentismo fue derogado el 20 de febrero de 2020. Consistía en que un trabajador podía ser despedido si faltaba a su puesto de trabajo una cantidad de días determinados y de forma intermitente, aún cuando la causa fuese justificada.

Si bien existían varias causas por las que no era posible despedir al trabajador por absentismo, se discriminaba a algunos trabajadores, pues podían despedir a aquellas personas que debían ausentarse para el cuidado de sus hijos, o a aquellas que sufriesen algún tipo de discapacidad o enfermedad que, de manera intermitente, les impedía trabajar.

En la actualidad ya no se puede despedir por absentismo, pero sí se puede llevar a cabo un despido disciplinario aún cuando la persona se encuentre de baja por incapacidad temporal.

Preguntas frecuentes sobre el despido por absentismo

A continuación se da respuesta a las preguntas más frecuentes que surgen ante un despido por absentismo.

¿Cuántos días se tiene que faltar al trabajo para despedir a un trabajador?

Antes del 20 de febrero de 2020, faltar ocho días en un plazo de 2 meses y si el total de faltas de asistencia durante los 12 meses anteriores fuese del 5% de días hábiles era motivo de causa de despido por absentismo. También faltar 20 días en un plazo de 4 meses discontinuos en un período de 12 meses.

En la actualidad la impuntualidad, las faltas sin justificar y otras acciones que pueda cometer de forma voluntaria el trabajador contra las normas y el rendimiento de la empresa pueden dar lugar a despido disciplinario. En ese caso será el empresario quien deba justificar las causas del despido, que será declarado despido procedente, despido improcedente o nulo. Los despidos por baja justificada por enfermedad pueden ser declarados nulos dependiendo de la situación.

Despedir por absentismo laboral

Con el despido por absentismo laboral, ¿se tiene derecho a paro?

El despido por absentismo sí conlleva derecho a paro si el trabajador o la trabajadora han cotizado el tiempo suficiente, ya que se tratará de un despido disciplinario. Lo que variará será la indemnización. En caso de despido procedente la empresa no está obligada a pagar una indemnización. Si se trata de un despido improcedente pagará a la persona despedida 33 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades, o 45 días por año trabajado hasta un máximo de 42 mensualidades dependiendo de su antigüedad en la empresa.

Las causas por las que un despido puede ser procedente, sin derecho a indemnización son:

  • Que el trabajador no se adapte a los cambios en su puesto de trabajo.
  • Falta de capacidad del empleado para llevar a cabo su trabajo.
  • Por razones técnicas, económicas, de producción u organizativas.
  • Por absentismo reiterado e injustificado. También si es justificado, lo que puede dar lugar a un despido improcedente o nulo.
  • Impuntualidad reiterada, tanto si llega tarde al trabajo como si se marcha antes de que termine su jornada laboral.
  • Falta de disciplina y desobediencia a las normas.
  • Ofensas físicas o verbales contra los compañeros de trabajo, el empresario o familiares de alguno de ellos.
  • Bajar el rendimiento de forma voluntaria.
  • Asistir al trabajo bajo los efectos del alcohol o las drogas de manera habitual.
  • Transgresión de la buena fe con la empresa, ello también incluye robar en el trabajo.
  • Acosar al empresario o a otros trabajadores.

Los despidos por absentismo o por otras causas suelen llegar a los tribunales, por lo que es aconsejable contar con abogados expertos laboralistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *